domingo, 31 de julio de 2011

FALIBILIDAD DEL PREMIO NOBEL

Los seres humanos cometen errores por equivocación o cometen “errores”, podríamos decir “falsos” errores, por influencias ajenas que afectan el objetivo sobre el cual deben tomar una decisión. El Premio Nobel constituido por seres humanos no es una excepción a la regla.
Demás está decir que hay lobbies y presiones feroces para la adjudicación de los Nobel correspondientes a la ciencia y más aún a los de la paz. Omitiré el primero por razones de espacio.
Respecto del Premio Nobel de la Paz (hay que hacer la salvedad de que lo emite Oslo y no Estocolmo), inmediatamente surge a la memoria como una irregularidad patológica, el otorgado a Henry Kissinger. Este servidor incondicional de los intereses políticos de Washington y del Pentágono tiene un extenso prontuario probélico, principalmente el de contribuir intelectualmente a un buen número de golpes militares en América Latina. Su servicio más destacado fue su activa participación en el derrocamiento de Salvador Allende.

                                       Henry Kissinger

Con Kissinger, la imagen del Premio Nobel de la Paz perdió prestigio y terminó ingresando en la noche del descrédito cuando este galardón le fue otorgado recientemente a Barak Obama. Nunca se sabrá cual fue el mérito o los logros del moreno en este rubro para que lo condecoren.

Premios Nobel de literatura
Respecto del Premio Nobel de literatura, lo mejor que puedo hacer es dejarlo hablar a Gabriel García Márquez. ¿Quién más autorizado que él para elaborar juicios sobre merecidos e inmerecidos escritores?

                                                Gabriel García Márquez

Los grandes que nunca fueron (extracto)
Por Garcia Marquez. El País  -  Cultura - 09-10-1980 (hacer click para ver el artículo completo)
Se ha dicho muchas veces que los más grandes escritores de los últimos ochenta años se murieron sin el Premio Nobel. Es una exageración, pero no demasiado grande. Leon Tolstoy, cuya novela Guerra y paz es, sin duda, la más importante en la historia del género, murió en 1910, a la edad muy nobiliaria de 82 años, cuando ya el Premio Nobel se había adjudicado diez veces. Su libro magistral llevaba ya cuatro años y medio de gloria, con numerosas traducciones y reimpresiones en el mundo entero, y ningún crítico dudaba de que estaba destinado a existir para siempre.
                                        Leon Tolstoy

En cambio, de los diez escritores que obtuvieron el Premio Nobel mientras Tolstoy vivía, el único que permanece vivo en la memoria es el inglés Rudyard Kipling. El primero que lo obtuvo fue el francés Sully Prudhomme, que era muy famoso en su tiempo, pero cuyos libros no se encuentran ahora, sino en librerías muy especializadas. Más aún, si uno busca su nombre en un diccionario francés, se encuentra con una definición previa que parece una mala jugada del destino: «Prototipo moderno de la nulidad satisfecha y la trivialidad magistral». Otro de los diez primeros laureados fue el polaco Henryck Sienkiewicz, que se había colado de contrabando en la gloria con su ladrillo inmortal, Quo Vadis. Otro había sido Federico Mistral, un poeta provenzal que escribió en su lengua vernácula y que tuvo el triste honor de compartir el premio con uno de los dramaturgos más deplorables que parió la madre España: don José Echegaray, ilustre matemático a quien Dios tenga en su santo reino.
En los dieciséis años siguientes murieron sin obtener el premio otros cinco de los grandes escritores de todos los tiempos: Henry James, en 1916; Marcel Proust, en 1922; Franz Kafka, en 1924; Joseph Conrad, en el mismo año, y Rainer Maria Rilke, en 1926. También durante esos años estaban sentados en el escaño de los genios nadie menos G. K. Chesterton, que murió sin su premio en 1936, y James Joyce, que murió en 1941, cuando su Ulysses había cambiado el curso de la novela en el mundo, diecinueve años después de su publicación.
En cambio, de los catorce autores que lo obtuvieron en esa mala época, sólo cuatro perduran: el inglés Maurice Maeterlink, los franceses Romain Rolland y Anatole France, y el irlandés George Bernard Shaw. El indio Rabindranat Tagore, a quien debemos tantas lágrimas de caramelo, fue arrastrado por los vientos de la justicia del carajo. Knut Hamsun, el noruego que obtuvo el premio en 1920 en el apogeo de la gloria, ha corrido la misma suerte, aunque menos merecida. Dos años después, la Academia Sueca sufrió su segundo accidente mortal en lengua castellana: el inefable don Jacinto Benavente, a quien Dios tenga lo más cerca posible de don José Echegaray hasta el fin de los siglos. Con mayores o menos méritos, ninguno de los premiados de este lapso lo merecieron tanto como los que se murieron mereciéndolo.
También Marcel Proust murió sin conocer su gloria. Pero hay que ser justos: sólo un poder adivinatorio real hubiera podido prever lo que sería el espléndido monumento literario de este siglo: A la búsqueda del tiempo perdido, sólo publicada en su totalidad después de la muerte del autor.

                                                                    Marcel Proust

Nota de Ricardo: Cuando García Márquez escribió sus comentarios sobre el Premio Nobel, Borges aún vivía, por eso no lo incluyó entre los que fallecieron sin recibirlo.

miércoles, 27 de julio de 2011

Uso y abuso de los próceres



El cinismo de Biolcatti, actual presidente de la vetusta Sociedad Rural Argentina, es ilimitado. En su agresivo e insultante discurso contra el gobierno citó como ejemplo a Domingo Faustino Sarmiento, como contracara de la política del oficialismo. Arrancó manifestando que el gobierno había ignorado en febrero de este año, que se habían cumplido doscientos años del nacimiento del sanjuanino.
Mario Wainfeld en su columna le recuerda al terrateniente millonario que Sarmiento en su época venía denunciando a estos grandes señores del campo. Veamos algunas de las frases del gran prócer que tenía muy en claro lo que pensaba de los miembros de la Sociedad Rural:
Respondiendo al entonces presidente de la Sociedad Rural Enrique Olivera, le espetó: “Nuestros hacendados no entienden jota del asunto, y prefieren hacerse un palacio en la Avenida Alvear que meterse en negocios que los llenarían de aflicciones, Quieren que el gobierno, quieren que nosotros que no tenemos una vaca, contribuyamos a duplicarles o triplicarles su fortuna a los Anchorena, a los Unzué, a los Pereyra, a los Luro, a los Duggan y los Leloir y a todos los millonarios que pasan su vida mirando cómo paren las vacas...”
Pasemos a otro de los comentarios del sanjuanino: Durante un debate parlamentario con un agrodiputado, que lo menoscabó por ser pobre, nuestro prócer vociferó: “A usted, lo pongan como lo pongan, nunca se le caerá una idea inteligente”. Y agregaba: “Yo estoy hace tiempo reñido con las oligarquías, las aristocracias, la gente ‘decente’ a cuyo número y corporación tengo el honor de pertenecer, salvo que no tengo estancias”.
El manoseo que hizo Biolcatti con la figura de Sarmiento, salpicada con violentas agresiones hacia el gobierno, tuvo pronta respuesta de Julián Domínguez, actual Ministro de Agricultura, quién respondió de esta forma a los dislates de Biolcatti: “Mientras él hablaba y mentía, nosotros firmábamos en China ocho convenios para beneficiar al país y a los productores, sobre vinos, carne, semen y embriones bovinos, cebada, cítricos, entre otros”, recordó el ministro. “Plantear el debate agropecuario a civilización o barbarie representa llevar a la Argentina a la edad de piedra, es un pacto con el pasado que no contempla una mirada hacia el futuro”.
La verdad es que nunca los grandes señores del campo ganaron tanto dinero como en los últimos 8 años. Con citar un solo parámetro económico quedan al desnudo las mentiras de Biolcatti. En el año 2003 la hectárea de campo en la pampa húmeda costaba mil dólares. Hoy cuesta treinta mil dólares. Este dato es lapidario y desmorona el castillo de falsedades de los terratenientes de la Rural. Si están tan bien ¿Porqué ese fanatismo ciego opositor que linda con el golpismo? La respuesta es: se les ha retaceado algo de su poder y ellos lo quieren todo, como fue siempre desde la época de la colonia.
En la Rural hubo muchos ausentes, empresarios y políticos, entre otros fue notoria la ausencia de Cleto Cobos, otrora personaje mimado por la Sociedad Rural. Lo convocaron, lo ensalzaron y después como sucede con un preservativo usado, lo tiraron. Sabían que ese mediocre personaje no daba para más, fue herramienta útil en el momento que lo necesitaron y entró en el pasado. En la casa de Cleto ya no suena más el teléfono con llamados de los medios ni de políticos de la oposición, tampoco de los miembros de la Mesa de Enlace.

sábado, 23 de julio de 2011

CIPAYISMO PERIODÍSTICO

Durante la primera mitad del siglo XX, la Argentina mantuvo estrechos lazos comerciales con Inglaterra y por entonces el diario La Nación era abiertamente probritánico. Terminada la segunda guerra mundial, la dominación ejercida sobre nuestro país por el imperio de la rubia Albión fue desplazada por los Estados Unidos. El punto de inflexión podría situarse cuando Spruille Braden impúdicamente se entrometió en los asuntos internos de la Argentina, violando las normas más elementales de la diplomacia.
A partir de entonces, La Nación cambió de libreto y pasó a ser el portavoz de las recomendaciones, advertencias y admoniciones que provenían del país del norte. Durante la gestión de la rata, el periódico aprobó abiertamente las relaciones carnales que tuvimos con el gobierno de Bush padre y comentó con beneplácito como pasaban a manos extranjeras las empresas nacionales.

                                                      Los tiempos de las relaciones carnales

Cuando asumió Kirchner al poder, La Nación hizo un sistemático ataque de la recuperación de Aerolíneas Argentinas perteneciente al grupo Marsans, que prácticamente la había transformado en chatarra. La empresa perdió su patrimonio, sus rutas de navegación, sus oficinas en el exterior y su prestigio. El vaciamiento fue total. Sin embargo, para el diario de los Mitre la recuperación de nuestra línea de bandera era una operación totalmente desacertada. La realidad demostró lo contrario.
El gobierno de los K está en las antípodas de las relaciones carnales de otrora. Rechazó el ALCA y se independizó de las directivas del FMI y del Banco Mundial y tenemos excelentes relaciones de todo tipo con Venezuela. Todo esto es un pesado bagaje para la tolerancia de Washington que nos incorporó a la lista de países díscolos junto con otros de América Latina. No sorprende que para el actual huésped de la Casa Blanca en su breve periplo por estas latitudes, Buenos Aires no estuviera en su agenda. Aspecto que fue manifestado con desazón por La Nación que nos consideró excluidos de mundo y condenados al ostracismo.
Agreguemos al UNASUR como condimento irritante para Washington y es interesante observar que si bien La Nación no criticó abiertamente este tratado, jamás lo destacó como un hecho positivo.
El periódico es el vocero de las críticas que recibimos de los organismos que son manipulados por Estados Unidos como el FMI o la SIP y cuando la Cancillería confiscó temporariamente en Ezeiza una valija que traía material no declarado por el Pentágono, La Nación se rasgó las vestiduras y durante días se lamentó del “maltrato” que le brindábamos a los Estados Unidos.
No es de extrañar por lo tanto que en estos días, el periódico resalte los comentarios de ignotos “expertos” del país del norte sobre cuestiones latinoamericanas y a quienes rotula como “voces imprescindibles” al evaluar la calidad de la democracia en la región. Recientemente, uno de estos sujetos de nombre olvidable, manifestó que la concentración de poder del gobierno de la presidenta Cristina, “debilita el equilibrio necesario para la calidad de la democracia”. Fue una declaración muy similar a la del ultraconservador Arturo Valenzuela, secretario estadounidense para asuntos de América Latina, quién en el año 2009 sentenció que no había seguridad jurídica en la Argentina.
La Nación se ganó por lo tanto el rótulo de periodismo cipayo y para despejar toda duda recordemos dos editoriales, verdaderas joyas de mentalidad colonial del diario de los Mitre:
El primero con la ley de tierras promulgada por la presidenta Cristina que limita la compra de tierras por extranjeros. Para La Nación “su aplicación reduciría drásticamente no sólo el desarrollo y empleo que estas inversiones generan en zonas del interior sino también la liquidez del mercado inmobiliario.” Ver artículo completo aquí
El segundo editorial fue cuando recibió con beneplácito la reactivación, bajo el gobierno de Bush, de la flota de guerra del Atlántico Sur, la llamada IV Flota. La misma de la cual desembarcaron marines en diversas oportunidades en países de Centroamérica cuando el gobernante de turno, no favorecía a las empresas norteamericanas. Los marines lo reemplazaban por algún uniformado obsecuente a la política de Washington para que siguiera siendo una república bananera.
El editorial termina diciendo: “Si uno no tiene nada que ocultar, tampoco debe temer que, dentro del respeto a la soberanía y las leyes, los Estados Unidos procuren patrullar la zona para protegerse a sí mismos. En caso contrario, sería prudente que los gobiernos de la región se pregunten qué hacen para ser vigilados y, en cierto modo, controlados en forma tan estricta. “
Entiendo que más de un lector debe dudar de la existencia de un comentario tan cholulo y obsecuente hacia el imperio, pero lo invito a que lo compruebe haciendo click aquí.
La acogida brindada a la IV flota por el editorial de La Nación parecía provenir de un diario de circulación interna del Pentágono y no de un periódico argentino.

miércoles, 20 de julio de 2011

DERECHO DE PERNADA



Si Strauss-Kahn en el hotel Sofitel de Nueva York se comportó como un sátiro descontrolado o si le jugaron una emboscada, que en la jerga criolla equivale a “le hicieron una cama”, explotando su devoción por las jovencitas, es algo que probablemente nunca sabremos.
Por su parte, Vargas Llosa no duda de que Strauss-Kahn es un violador y un descontrolado sexual. El brote de puritanismo que embarga al escritor deja un cierto halo de sospecha.

Parece ser que últimamente Strauss-Kahn quería independizar al FMI de USA, tenía intención de desplazar al dólar como reserva monetaria mundial. Fue crítico de los grandes banqueros estadounidenses y dijo que la crisis causada por ellos, la pagarían los pobres. También dijo que los gobiernos deberían regular más a los bancos.

Son todas declaraciones que suenan como un violín desafinado de chillido insoportable al oido ultraliberal de Vargas Llosa. Quizás por eso optó por condenar sin atenuantes a Strauss Kahn y así lo trata en su nota del diario El País que me acaba de enviar el corresponsal de El Mordaz en Viena. Leamos un extracto. (el artículo completo se puede consultar aquí)

Derecho de pernada. Por Mario Vargas Llosa
De muchacho, en los años cincuenta, muchas veces oí en Piura y en Lima a mis compañeros de barrio y de colegio jactarse de haberse desvirgado con las sirvientas de su casa. No lo decían de manera tan científica, sino utilizando una expresión que sintetizaba todo el racismo, el machismo y la brutalidad de una clase social que en aquella época se exhibían todavía sin el menor embarazo en el Perú: "Tirarse a la chola".
El derecho de pernada es antiquísimo y los señores feudales de la Edad Media europea lo legaron a los gamonales y patronos sudamericanos, cuyos estupros y violaciones a las campesinas han sido documentados hasta la saciedad por la novela indigenista. La truculenta odisea que vive Dominique Strauss-Kahn parecería demostrar que incluso en la civilizada Francia hay señores que, desafiando los tiempos que vivimos, se empeñan en perpetuar aquella siniestra tradición.


                              Droit de seigneur
Tradición que, dicho sea de paso, nunca se perdió del todo en el país de Proust y Molière. El gran Victor Hugo la practicó asiduamente en sus años otoñales, por ejemplo, y dejó testimonio de ello en un delicioso diario secreto que el erudito Henri Guillemin consiguió descifrar. ¿Es un atenuante, en su caso, que el autor de Los Miserables no violentaba a las sirvientas, sino estableciera con ellas un pacto contractual y mercantil? Si aquella se dejaba ver solo los pechos recibía un puñado de centavos. Si se desnudaba por completo y el poeta no podía tocarla, medio franco. Si estaba autorizado a acariciarla, un franco. Si el servicio era completo, franco y medio y a veces ¡hasta dos francos! El ilustre vate era muy cuidadoso con los gastos y llevaba una contabilidad maniática, gracias a lo cual hemos podido conocer esas debilidades de su vejez.
                                    Victor Hugo

Nota de Ricardo:¿Qué tiene que ver esto con el derecho de pernada? Sigamos leyendo:
Si la acusación a la que debe hacer frente ante el Tribunal Supremo del Estado de Nueva York la confirman los jueces, Dominique Strauss-Kahn practicó aquel derecho de pernada a la vieja usanza: añadido de golpes y maltratos a su víctima. Los médicos que examinaron a la camarera guineana que denunció al político francés de haberla obligado a practicar sexo oral con él detectaron que tenía desgarrado un ligamento del hombro, hematomas en la vagina y las medias rotas.
Como se ha comprobado que la camarera mintió a la policía sobre su ingreso a los Estados Unidos -es una inmigrante ilegal- más otras actitudes sospechosas, se dice que la acusación se tambalea y que el propio fiscal de Nueva York estaría pensando en encarpetar todo el asunto. Esto ha hecho que, en Francia, donde me encuentro ahora y donde, según una encuesta, un 50% de la opinión pública socialista todavía quisiera que Strauss-Kahn sea su candidato presidencial, aparezcan muchos artículos y declaraciones de amigos y camaradas del exministro, quienes, encabezados por Bernard-Henri Lévy, atacan con ferocidad a la justicia estadounidense por haber mostrado a la prensa a un Strauss-Kahn esposado y humillado, en vez de respetar su privacidad y su condición de mero acusado, no de culpable. Leyendo lo que escriben, parecería que el exministro es una especie de mártir y mereciera ser desagraviado.
A mí, en cambio, el personaje me parece repelente y tiendo a creer que lo que la camarera guineana dice de él es verdad. Me seguiría pareciendo repelente incluso si fuera cierto que el sexo oral con que se gratificó aquella mañana neoyorquina fue consensuado, pues, aun si lo hubiera requerido de buenas maneras y pagado por ello, habría cometido un acto cobarde, prepotente y asqueroso con una pobre mujer infinitamente más débil y vulnerable que él, la que se habría sometido a esa pantomima por necesidad o por miedo, de ningún modo seducida por la apostura o la inteligencia del personaje al que encontró desnudo en la habitación que iba a arreglar. "Tirarse a una sirvienta",
Y ahora mismo acaba de abrirse en París otro proceso contra él en el que la periodista y escritora Tristane Banon lo acusa de haber intentado violarla, en el año 2003, cuando fue a entrevistarlo para un libro.
Así pues, si hay indicios negativos en lo que concierne al carácter y la personalidad de la camarera guineana del Hotel Sofitel, las credenciales morales del huésped están lejos de ser prístinas. Lo terrible es que parecería que buen número de sus compatriotas están de acuerdo con él. La indignación contra la policía y la justicia de Estados Unidos por haber tratado a ese hombre tan importante y prestigioso como a un raterillo capturado in fraganti es casi unánime.
Mucho me temo, por las cosas que leo estos días en París, que en su propio país hubiera recibido un tratamiento preferencial, y, probablemente, jamás hubiera sido juzgado. Eso sí, la camarera guineana habría sido expulsada del país por ilegal, por falsaria y por practicar la prostitución.



domingo, 17 de julio de 2011

FITO Y LOS PORTEÑOS


Me cansé de tanta tilinguería. Es increíble como el monopolio mediático y sus sumisos periodistas se escandalizaron por las declaraciones de Fito Paez. Muchos de ellos nunca hicieron comentarios de hechos gravísimos que ocurrieron en la Argentina. A ninguno de estos corifeos se les movió un pelo cuando Macri dijo que a Kirchner había que tirarlo por la ventana del tren, o cuando la gorda Carrió sale de su cama solar con sus insultantes sandeces.
También resulta absolutamente tolerable que Chiche Gelbrun, el periodista de la dictadura, diga sin tapujos en su programa que Fito es un pelotudo.
Tampoco llama la atención que el periodista Lucho Avilés que hoy se llena la boca con la palabra fascista al referirse a Fito, haya dicho con total desparpajo que había que poner granadas en los tachos de basura para evitar que los cartoneros los revuelvan.
Asimismo pasó desapercibida o más bien fue un gesto simpático y comprensible, la trompada que en el Congreso, la diputada Camaño le asestó a Kunkel.
Todo eso está bien mientras venga de la derecha reaccionaria y de la deshilachada oposición.
No comparto los términos que utilizó Fito, ni siquiera comulgo con su música, pero me parece aberrante que se lo tilde de fascista. Tan aberrante como decir que los porteños son fascistas porque casi la mitad votó a Macri.
No comparto los términos de Fito, pero entiendo su profunda decepción ante el voto de muchos ciudadanos de Buenos Aires, porque a igual que Fito yo me hago las siguientes preguntas donde no encuentro respuestas lógicas:
¿Porqué votaron a quién no cumplió ninguna de las promesas que dijo durante su campaña?
¿Porqué votaron a un individuo procesado por espionaje?
¿Porqué votaron a quién retaceó el presupuesto para hospitales y escuelas?
¿Porqué votaron a quién cerró talleres comunitarios, centros de arte y dejó huérfano de recursos al teatro San Martín?
¿Porqué votaron a quién no tuvo el coraje de pelear a nivel nacional y después de unas cuantas fanfarronadas sobre su candidatura presidencial, decidió bajarse y optar por lo más cómodo, anteponiendo conveniencias a principios?
¿Tan poca sensibilidad social tienen esos porteños y el hecho de que estén bien económicamente no por Macri sino por las medidas adoptadas por el gobierno Nacional, hace que no les importe la desigualdad en la educación y la salud que vive la ciudad?
¿Desde cuando ese afecto por el amarillo patito, el cotillón, los globos de colores y los discursos vacíos?
¿No sienten deseos de tener una ciudad más limpia?
Quizás haya que cambiar las estrategias de campaña, quizás haya llegado la hora de que los políticos bailen cumbias e imiten a sus cantores favoritos y en lugar de pensamientos profundos, empezar con slogans sin contenido y hablar mucho sin que quede ninguna frase para la reflexión.
Quizás también el gobierno se debería replantear cuales fueron los errores de su propia campaña y la falta de seducción para conquistar a muchos radicales que votaron a Macri y a Pino.
Ante la presencia de una lucha desigual donde el monopolio mediático jugó todas sus cartas a favor del delfín de Boca Juniors, tapando sus falencias y errores y magnificando hasta el paroxismo los del gobierno nacional, la campaña de Filmus no estuvo a la altura de las circunstancias.
Es interesante observar que La Nación y Clarín concentraron toda su atención al triunfo del oficialismo porteño (que, dicho sea de paso, fue menor a la de 2007) mientras pasaron por alto la extinción de la Coalición Cívica, la confirmación de que el radicalismo entró en el pasado de la historia, la no aparición del duhaldismo y la fuerte caída de Proyecto Sur respecto de su desempeño en las legislativas de 2009.
                                           Fiebre amarilla en Buenos Aires (pintura de Juan Manuel Blanes)


viernes, 15 de julio de 2011

CRISIS EN LA EDUCACIÓN CHILENA

                                           Carátula de La Reforma Universitaria
El “grito” de Córdoba
En 1918 los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba iniciaron una huelga universitaria en reclamo de profundas reformas, que se convirtió rápidamente en un amplio movimiento en todo el país y en América Latina, con cierto impacto también en España y Estados Unidos.
Fueron barridos de aulas y rectorados los viejos carcamanes enquistados en forma vitalicia en la docencia y designados a dedo según amistades y conveniencias políticas. Los principios establecidos por la Reforma Universitaria fueron muchos y de carácter revolucionario y contribuyeron a que las universidades argentinas pasaran a ser las más destacadas en el hemisferio sur. Uno de los tantos aspectos introducidos por la reforma, fue la enseñanza libre y gratuita.
Diversas dictaduras y el segundo gobierno peronista quisieron dar marcha atrás a este progreso, logrando afectar en forma temporaria la autonomía universitaria y en el caso de las dictaduras de Videla y de Onganía, el daño fue mayor debido a la fuga de cerebros. Afortunadamente, se trata de episodios del pasado ya superados.
El viento sagrado de la Reforma Universitaria hizo cambiar las estructuras en varios países de América Latina, pero a la altura de Chile, la cordillera de los Andes, resultó ser un muro infranqueable, pese a que personajes como Pablo Neruda, Salvador Allende, Ricardo Lagos y otros eran fervientes admiradores de este movimiento. Sin embargo, aunque no se logró la enseñanza libre y gratuita, hubo varios avances como la elección del rector y de las autoridades por claustro pleno. La sangrienta dictadura de Pinochet dio marcha atrás con estos logros.

Chile en llamas
El hecho es que Chile se quedó con un sistema universitario obsoleto en varios aspectos siendo el más grave que se trata de una universidad elitista, donde sólo tienen acceso los muy pudientes. Las cuotas mensuales oscilan entre 400 y 800 dólares y los créditos para estudiar tienen tasas muy elevadas que están reguladas por los bancos. Los sucesivos gobiernos de la democracia no invirtieron ni tomaron medida alguna para socializar la educación y las universidades se transformaron en empresas lucrativas en lugar de centros dedicados esencialmente a la formación.
Ahora, los estudiantes dijeron basta, hay protestas masivas de hasta cien mil personas a todo lo largo del país con incorporación de profesores y académicos junto con los estudiantes.
A diferencia de las anteriores, estas manifestaciones lograron convocar por primera vez a estudiantes de colegios particulares pagos, Centros de Formación Técnica, Institutos Profesionales y universidades privadas, es decir, a todo el sistema educacional chileno.
La popularidad de Piñeira que trató de hacer modificaciones superficiales, un mero barniz, cayó estrepitosamente de más del 50% cuando ascendió, a menos del 35% en el momento actual.
Los estudiantes y los organizadores de este movimiento suelen citar como ejemplo el sistema educativo argentino. Chile tiene muchas asignaturas pendientes en materia de equidad y beneficios sociales y los cambios en la educación serían un buen comienzo para revertir las políticas neoliberales que afectan al país vecino. Difícil que se pueda lograr con Piñeira y su gabinete, donde abundan los empresarios para quienes la rentabilidad es el objetivo primario.



martes, 12 de julio de 2011

Elecciones porteñas




Cuando se plantea el fenómeno de una elección que se cree, porque se desea, que habrá de ser peleada, y luego los resultados no confirman esa hipótesis, las reacciones son del tipo "no se puede creer en nada, ni nadie", o, "estamos tocando el cielo con las manos" y me voy a convertir en el gran elector para las calendas de julio.
En general, no es fácil saber por qué pasan las cosas que pasan cuando están referidas a emociones o impulsos humanos.
El primer problema consiste en determinar si lo que algunos creen o están convencidos de que está mal, se corresponde con la recepción que del mismo hecho hace el resto de la sociedad.
Berlusconi es un desfachatado escandaloso, para muchos italianos y para el resto del mundo, pero, gana las elecciones. ¿Por qué? Desde el punto de vista político es difícil entenderlo: Italia está cada vez peor y las políticas del comendatore son las necesarias para que todo siga empeorando. Pero, es rico, más que rico, tiene poder, mucho poder, ambas cosas le permiten disponer de la cantidad y calidad de mujeres que se le antoje y reconstruir en sus casas esa parte de la historia romana. Es un paradigma italiano:"Silvio, sos un desastre, pero, cómo quisiera estar en tu lugar".
En Buenos Aires, sin el aspecto orgiástico, pasa algo similar. El Gobierno de la Ciudad no hace nada en materia de educación, de salud, de ordenamiento, de lo que sea, y eso genera la oposición de quienes pensamos que todo eso es lo que constituye la razón de ser del Estado y lo vemos con tanta nitidez que no podemos entender que alguien pueda no verlo igual.
Ahora bien, la revolución conservadora de los años '80, recogió la bandera del liberalismo decimonónico, "laissez faire, laissez passer, le monde s'en va seul" y, incoherentemente, lo convirtió en dogma, en pensamiento único. Y le agregó una dosis de culpa, que importó del liberalismo "made in USA", de acuerdo con el cual, si te va bien, es porque el sistema te ayuda, pero, si te va mal, es porque no sabés moverte,
"Dejar hacer, dejar pasar, es lo que se le pide al Estado para que el mundo pueda ir solo por su ruta. Pero esa soledad corresponde a la astronomía y para nada a las sociedades humanas. Lo que el Estado no hace o no regula, lo hacen los privados cuyo objetivo primordial es aumentar el dinero de que disponen y generar aún más dinero, en una marcha insaciable.
Se cierran todos los centros culturales de la ciudad y los innumerables talleres de todo género que acercaban elementos de cultura a gran cantidad de ciudadanos de clase media para abajo. "¡Qué horror!" dicen unos. "¡Qué bien! " dicen los otros, "por qué el dinero de nuestros impuestos tiene que ir a subvencionar a esa gente que, en general, está como está porque no quiere trabajar?" . Dejar hacer, dejar pasar, es la filosofía del PRO y si tal como van las cosas, yo estoy bien, ¿por qué habría de cambiarlas? Palermo Chico es un lugar ideal para generar este tipo de razonamientos.
Pero, más allá de personas y posturas, yo creo que hay algo bastante más grave.
La Argentina está queriendo construir un sistema de vida democrático. La democracia es, primordialmente, un sistema de gobierno, pero, para que el sistema funcione, la democracia tiene que ser una filosofía de vida. Y esa es la cuestión. La "mano dura", la "tolerancia cero", "el orden", son ideas que están muy arraigadas en grandes sectores de la sociedad y en todas las clases sociales. Hay mucha "democracia" de la boca para afuera que desde el fondo de los pechos dice "esto con los militares no sucedía". En realidad es un pensamiento que desearía una democracia marchando a paso de ganso.
Pero, entonces, luchar contra eso en base a la denostación de determinados personajes, creo que es contraproducente porque la crítica, el denuesto, lo viven quienes apoyan al personaje como una agresión a ellos mismos y termina fortaleciendo a quien se quiere debilitar. A mi modo de ver, hay que exaltar las virtudes donde se encuentran para que, positivamente, se muestre dónde no están, del mismo modo que cuanto más brillante es el sol, más profunda se ve la sombra donde aquél no llega.

Juan Carlos Aldazabal 

domingo, 10 de julio de 2011

DEUDA EXTERNA

Cuando Hernán Cortéz llegó a Tenochtitlán no le fue difícil dominar al imperio Azteca. El coraje del conquistador y sus hombres, más el apoyo de las tribus sometidas sumados a la indecisión del pusilánime Moctezuma, permitieron que Cortéz arrasara con esa civilización. Tiempo después, las tribus que lo apoyaron tomaron conciencia de que pasaron de un opresor a otro mucho peor, pero ya sería tarde.
Un primo de Moctezuma, Cuauhtémoc, organizó una feroz resistencia hasta que derrotado fue hecho prisionero y sometido a terribles torturas.

           David Alfaro Siqueiros: Suplicio de Cuauthemoc

Imaginemos que 500 años después se presenta ante los foros europeos un descendiente de Cuauthemoc a reclamar sus derechos expresándose de esta forma:
" Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace solo quinientos años.
El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.
El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme.
El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.
También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses.
Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.
¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.
¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa.
Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.
Yo, Guaicaipuro Cuauhtémoc, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis.
Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan ""MARSHALLTESUMA"", para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización.
Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos
preguntarnos:
¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional?
Deploramos decir que no.
En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reich’s y otras formas de exterminio mutuo.
En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.
No nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo.
Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado solo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia.
Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra.
Cuando el Cacique Guaicaipuro Cuauhtémoc dio su conferencia ante la reunión de JEFES DE ESTADO DE LA COMUNIDAD EUROPEA, no sabía que estaba exponiendo una tesis de Derecho Internacional para determinar LA VERDADERA DEUDA EXTERNA.

jueves, 7 de julio de 2011

LA CAMPAÑA SUCIA DE MACRI

Por Mario Wainfeld (extracto)



Afiches insultantes
Una miríada de afiches atribuidos a Proyecto Sur y al Frente del Izquierda denuestan, con argumentos brutales e injuriantes, a los candidatos del Frente para la Victoria. Sus presuntos autores niegan haberlos confeccionado y es fácil creerles. En parte porque el costo de la pegatina excede los presupuestos de esas fuerzas. En parte porque su estética (tanto como su ética) y el diseño revelan un comando único. En parte, para colmo, porque con desparpajo excesivo los promotores terminan pegándolos juntos en una suerte de confesión involuntaria.
El ingenio para las maniobras de baja estofa no se detiene ahí. Cunden encuestas telefónicas que insertan pescado podrido en las preguntas, llenando de acusaciones a Daniel Filmus y a su padre, a quien se atribuye complicidades con Sergio Schoklender. Que se pretenda manipular a los votantes difundiendo datos falaces de los sondeos es una mala praxis conocida. Que varios medios tergiversen la realidad también. Esas trapisondas se renuevan o remixan, en mala hora, con un manejo taimado de recursos imprescindibles. La mirada distraída del público, su credibilidad a lo establecido... con eso buscan medrar quienes quiebran las reglas.
Imaginar al responsable es sencillo. Basta preguntarse, como hacía el inefable detective Hércules Poirot en las novelas de Agatha Christie, a quién favorece el delito. También indagarse quién cuenta con los recursos materiales y tecnológicos para tamaña jugada. El macrismo esconderá la mano y negará. La campaña sucia (que no es novedad ni monopolio de PRO, lo que no lo exculpa ni excusa) degrada la política como actividad. Serrucha el piso compartido que todos los contendientes comparten o deberían compartir.


Llamadas truchas
Por Raúl Kollmann (extracto)
La jueza federal María Romilda Servini de Cubría aceptó intervenir en el caso de la campaña sucia contra Daniel Filmus y ordenó medidas urgentes para esclarecer quién está detrás de las encuestas, los carteles truchos y hasta una página de Internet falsa que apareció ayer a nombre del candidato.
Como reveló ayer Página/12, se realizaron miles de llamadas con encuestas falsas en las que, por ejemplo, se les preguntó a los ciudadanos si sabían que el padre de Filmus, Salomón, es arquitecto y contratista de Sergio Schoklender. La supuesta información es falsa: Salomón Filmus no es arquitecto y no tiene relación alguna con la construcción de casas. Aunque la magistrada no quiso dar a conocer qué medidas tomó, trascendió que las llamadas con las encuestas falsas se hicieron desde uno de los call centers más grandes de la Argentina, ubicado en Martínez y propiedad de una poderosa multinacional de las comunicaciones. Los carteles, que también buscan vincular a Filmus con el ex apoderado de la Fundación de Madres de Plaza de Mayo, llevan la firma del Frente de Izquierda y Proyecto Sur, pero ambas fuerzas políticas desmintieron haber participado en la confección de esos afiches, lo que significa que las firmas son apócrifas.

lunes, 4 de julio de 2011

DE BARAJAS A EZEIZA

                           Dos generaciones de inmigrantes españoles


Vienen de España para huir de la crisis.
Diario La Nación 03/07/2011
Evangelina Himitian y Laura Reina (extracto)
Son jóvenes, tienen una alta calificación profesional y llegan al país en busca de mejores horizontes; en tres años, esta comunidad creció el 15%; el fenómeno es minimizado por la embajada, pero confirmado por diversas entidades civiles ibéricas en Buenos Aires.
Tienen el mismo perfil que el de los argentinos que hace una década se iban del país porque la única salida de la crisis que lograban ver era Ezeiza. Para ellos, en cambio, Ezeiza no es la salida, sino la puerta de entrada. Son españoles que, desde que se desató la crisis en su nación, llegan a la Argentina en busca de nuevos horizontes.
Según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas español, hoy en la Argentina hay 45.490 españoles más que en 2009. Es decir que la comunidad española en el país, que ya era la más grande del mundo, creció 15% en sólo tres años.
Distintas entidades que agrupan a españoles en el país reconocen haber notado un incremento en la cantidad de connacionales durante los últimos años. "Se nota una mayor presencia de españoles, casi en su totalidad, con un perfil muy calificado", sostuvo José Gómez, del Centro Cultural de España en la Argentina.
"La información que yo manejo es que se ha incrementado la llegada de españoles. Permanentemente estoy conociendo personas que acaban de llegar", apuntó el presidente del Centro Galicia, José María Vila Alén; a continuación enumera perfiles, como empresarios que decidieron quedarse en el país cuando fueron enviados a trabajar a la Argentina o gerentes que renunciaron a las firmas en las que trabajaban para afincarse en Buenos Aires.
De todas formas, lo que más abunda, según explica María Teresa Michelón, presidenta del Consejo de Residentes Españoles, son jóvenes que rondan los 30 años y que llegan con una alta calificación profesional. Coincide en esa apreciación Pedro Bello Díaz, presidente de la Federación de Entidades Españolas en la Argentina: "Se está notando la llegada de gente joven muy formada". Ver artículo completo aquí.


El mar que nos une
La Nación 03/07/2011. Por Diana Fernanedez Irusta (extracto)
Hace apenas dos meses, en un bar del barrio La Latina, de Madrid, un amigo me contaba sus planes de instalarse en la Argentina. Su perfil nada tiene que ver con el de un desesperado: trabaja en lo que le gusta y tiene una hermosa familia. No piensa atravesar el océano sin garantías. Sólo si obtiene un buen trabajo, en lo posible vinculado con España. Como muchos otros extranjeros, se enamoró de nuestro país. Le digo que no termino de entender su deseo de dejar Europa. "Este continente está moribundo", responde. La sentencia me pareció excesiva.
La noche madrileña reposaba plácida, envuelta en su fervor de cañas y merodeos. Nada invitaba a prever que, pocas semanas después, la Plaza del Sol estallaría y aquella charla de café cobraría nuevos sentido. Ver nota completa aquí.


viernes, 1 de julio de 2011

EL ANTIDEBATE


En los Estados Unidos, los debates entre candidatos se realizan en ambientes universitarios, en Europa lo hacen a través de los canales estatales.
Macri se rehusó a participar en cualquier debate que no sea a través del canal privado del grupo Clarín conocido como TN.
El argumento de Macri (el único), fue que ya era un hábito que los debates se venían haciendo en TN desde hacía 12 años.
También es un hábito fumar o timbear y en Argentina hasta 1983 era un hábito hacer golpes militares.
Por lo tanto, el hábito no es un argumento sólido para justificar una postura y menos si se trata de un mal hábito. Sobre este punto se puede afirmar que trasmitir los debates por TN sin duda es un mal hábito porque no es periodismo independiente como dice el subtítulo del canal, sino que es rehén de las decisiones del grupo Clarín o para ser más preciso del CEO Magnetto.
Lo que ocurrió el miércoles 29 de junio a través de ese canal fue una farsa, un armado para dejar bien posicionado a Macri, el delfín de Magnetto con quién tiene varios negocios oscuros como el de la compra de computadoras para escolares a precios exorbitantes y que fueron denunciados por varios legisladores porteños.
Al debate, además de Macri se presentó Pino Solanas. Filmus manifestó que iría si además se debatía en foros públicos y en otros canales a lo cual Macri se negó, siguiendo las sugerencias de Duran Barba, su asesor de imagen, y obedeciendo las directivas de Magnetto su socio/jefe comercial e ideológico.


         Macri y Pino, juntos para la foto pero no para el debate

Según el diccionario de la Real Academia Española, “debate” significa contienda, discusión o controversia. El 29 de junio hubo una entrevista a Pino Solanas por parte de Marcelo Bonelli y Edgardo Alfano que se repitió luego con Macri. Por lo tanto eso no fue un debate, se trató de un montaje circense que fue olfateado por Filmus y por eso no se presentó. Sin embargo, aún ausente parece que fue el personaje destacado del programa ya que el zócalo ponía repetidamente “Filmus no se presentó”. 
No hubo debate porque tanto Duran Barba como Magnetto consideraron que su pupilo no estaba capacitado para ese tipo de encuentro por dos razones, las limitaciones dialécticas de Macri y la pobreza de su gestión que lo hacían sumamente vulnerable a las acusaciones de sus oponentes.
Pino Solanas se expresó con mucha solvencia y puso muy nerviosos a Bonelli y Alfano cuando dijo que el gobierno de la ciudad era un marketing donde en cada obra que se realizaba había 50% de cometa.
La tensión nerviosa de estos periodistas se acentuó cuando Pino mostró un gráfico de las construcciones de subterráneos en varios países del mundo, mostrando que la licitación con China realizada por Macri para futuras obras costaba el triple que en las demás ciudades.
Para Macri, quién se preparó y ensayó durante días con Duran Barba, la ausencia de Filmus fue un gran alivio, porque su anémica gestión era indefendible. Macri nunca estuvo cómodo en esos ámbitos, su espíritu ramplón lo impulsa a dar saltitos de cumbia rodeado de sus fans o participar en programas vacuos como el de Susana o Tinelli.


De cuaquier manera, todo estaba arreglado. Los periodistas se cuidaron de preguntarle por la situación de los hospitales de la ciudad o de las escuelas y pusieron cara de piedra cuando Macri se mandó una de las mentiras más grandes de las muchas que le escuché: “la ciudad de Buenos Aires tiene el índice más bajo de mortalidad infantil.”
                    Protesta del personal del Hospital de Niños por el vaciamiento del nosocomio


El 6 de julio próximo en el microestadio de la ciudad universitaria se presentarán todos los candidatos a jefe de gobierno donde Macri seguramente no asistirá. El monopolio Clarín y el diario La Nación tratarán de retacear la cobertura del evento. Aún así, el ciudadano porteño terminará dándose cuenta que estuvo gobernado por un personaje fatuo.